Ajoblanco con Chupito de Uva

El ajoblanco es un plato clásico de la cocina del sur de España. Los ingredientes básicos para esta sopa fría son: almendras, ajo, agua y pan.

Se aliña con vinagre y aceite de oliva, y se sirve con una guarnición de fruta, normalmente, uvas, melón, o manzana. Pero, puedes elegir la que más te apetezca, te gustará igualmente.

Otra manera de preparar el ajoblanco consiste en triturar la fruta elegida junto al resto de ingredientes para que quede una textura homogénea aunque con un sabor de diferentes matices.

Junto al gazpacho y el salmorejo, forman un buen trio de sopas frías muy apetitosas, nutritivas y refrescantes para los días de calor.

Tiempo aproximado de elaboración: 10 min

Preparación: 5 min

Elaboración: 5 min

Ingredientes (4 raciones)

Para el ajo blanco

  • Almendras peladas y crudas, 250 g
  • Miga de pan (mejor si es integral)
  • Ajo, 2 dientes medianos
  • Agua, ½ l
  • Aceite de oliva virgen extra (AOVE), 4 c/s
  • Vinagre de Jerez 10 ml, 1 c/c
  • Sal, c/n

Nota:

Normalmente se utiliza miga de pan blanco, pero te recomiendo que utilices pan integral de trigo, aunque quede con pintitas el ajoblanco.

Puedes sustituir la almendra entera por harina de almendra, que te facilitará muchísimo el trabajo, aunque, puede quedar un poco menos sabroso.

Si quieres hacer el ajoblanco de melón, añade a los ingredientes del ajoblanco

  • Melón (la variedad que te guste), 250 gr
  • Agua, 1oo gr

Para el chupito de uva

  • Uvas moscatel negras, 400 gr

Puedes emplear otra variedad de uvas si no encuentras ésta.

Abreviaturas

C/s = cuchara sopera; c/c = cuchara café; c/n = cantidad necesaria.

Elaboración del ajoblanco

Preparación

Organiza los ingredientes: pela, pesa, mide, lava, etc.

Elaboración

  1. Tritura las almendras en el vaso de la batidora o en el robot de cocina. A continuación incorpora el agua, el pan, el ajo , vinagre y sal, y tritura hasta que consigas una mezcla fina.
  2. Añade el aceite de oliva poco a poco, y prueba el ajoblanco, por si fuera necesario rectificar algún condimento. Ten en cuenta, que durante el reposo en el frigorífico se desplegarán los sabores: más vale rectificar otra vez después del reposo.
  3. Añade un poco más de agua si te gusta que tenga una consistencia más ligera.
  4. Pon el ajoblanco en un recipiente bien tapado y deja enfriar en el frigorífico hasta el momento de servirlo.

Elaboración del chupito de uva

Tritura las uvas sin llegar a romper las granillas, y cuela muy bien el jugo y ponlo en una jarra.

Ahora tienes dos opciones:

  1. Guardar el jugo muy bien tapado en el frigorífico hasta el momento de servirlo.
  2. Verter el jugo en una bolsa para hacer cubitos de hielo y congelarlo.

Final y presentación

Unos momentos antes de servir, comprueba que el ajoblanco tiene el sabor que te gusta. Si no es así, y crees que está soso de vinagre o sal, añádelos y remueve muy bien para homogeneizar.

Sirve el ajoblanco frío, en copas o cuencos,  y por otro lado, sirve el jugo de uva en un vaso de chupito, para cada comensal.

La otra opción, si has congelado el zumo de uva, es poner en el fondo de la copa, o cuenco, un cubito de jugo helado, y sobre él, servir el ajoblanco.

Comentario

Si has preparado el ajoblanco de melón, además de el chupito de uva puedes servirlo con unos pequeños dados de melón.

También, puedes añadir melón como guarnición al ajoblanco clásico, le va muy bien.

¡Que disfrutes!

¿Qué te ha parecido?
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
2 votos
Cargando…

Artículos Relacionados