Cómo evitar que el ajo repita

Evitar que el ajo repita después de una comida es una cuestión que seguramente te preocupa: es un olor que resulta muy desagradable y puede causar rechazo.

Por eso procuras comer menos platos que llevan ajo crudo como el gazpacho, salmorejo, ajoblanco, pan untado con ajo, alioli, etc.

Puedes encontrar en Internet muchos recursos para quitar el olor a ajo de la boca:

  1. Masticar perejil fresco,
  2. Beber leche o té verde,
  3. Masticar granos de café,
  4. Beber agua,
  5. Cepillarse bien los dientes varias veces al día y utilizar seda dental, etc.

Pero, ¿te ha dado resultado alguno de ellos?:

  • El cepillado y la seda dental permiten retirar restos de comida, incluidos los de ajo. Por eso reducen el aliento a ajo.
  • Además, hay que cepillarse los dientes dos o tres veces al día independientemente de que huela la boca a ajo.
  • En cuanto a beber agua, puedes beber la que quieras ya que te limpiará la boca y te hidratará y no tiene ninguna contraindicación.

Sin embargo, con hacer un sencillo tratamiento culinario puedes evitar que el ajo repita y olvidarte de ese efecto tan desagradable.

La aplicación de calor: el tratamiento culinario para evitar que el ajo repita

El ajo tiene entre sus componentes una sustancia azufrada, la aliína, que al cortar el ajo o machacarlo, se transforma en alicina que es muy volátil.

Es la alicina, por tener azufre en su molécula y ser volátil, la responsable de los efectos indeseados del ajo.

Cuando se calienta el ajo (cortado o machacado) se reduce la presencia de alicina pues se volatiliza parte de ella.

¿Te has dado cuenta de que el ajo asado, frito o cocido no repite?: hay que comer gran cantidad para que  esto suceda.

Pero ahora, no se trata de cocinarlo, se trata de calentar el ajo durante unos segundos únicamente, y que siga quedando crudo.

Para este fin, el mejor utensilio de cocina es el microondas.

Cómo utilizar el microondas para disminuir la alicina del ajo sin cocerlo

Es el instrumento más rápido y limpio para conseguir este fin:

sólo tienes que pelar el ajo, ponerlo entre papel de cocina (para que no deje olor en ninguna superficie) y cortar o aplastar un poco el ajo.

Después coloca el ajo con el papel en el microondas, programa potencia máxima y deja sólo 2-3 seg, no más, si se quema el ajo amargará.

Al sacar del microondas el ajo estará caliente pero no se habrá cocido: la alicina se volatiliza rápidamente.

Ya puedes utilizar ese ajo crudo en la elaboración que desees y no repetirá.

Retirar el germen del ajo no evita que repita después de comer

Cuando cortas el ajo longitudinalmente se ve perfectamente en el centro un engrosamiento que puede parecer una hojita o un tallo, es el germen: a partir de él se puede desarrollar una planta nueva de ajo.

Tradicionalmente se recomienda retirar el germen para evitar que el ajo repita, pero, el ajo sin germen sigue teniendo aliína y en el momento que se triture, corte o mastique la alicina aparecerá y sus efectos también.

Alicina: un fitoquímico de muchas bondades

El beneficio que produce la alicina en el organismo es muy superior al efecto desagradable que provoca cuando se mastica ajo crudo.

Algunos de los efectos mas notables que se han comprobado son:

  • Efectos antibióticos, antivirales y antifúngicos.
  • Es un potente inhibidor del Helicobacter pylori, la bacteria implicada en el desarrollo del 99% de las úlceras gástricas y duodenales, que a su vez parecen repercutir en el padecimiento posterior de cáncer.

Comentario

Después de lo comentado no dudes en consumir ajos crudos, asados, fritos: que formen parten de tu dieta.

El ajo es un componente destacado de la Dieta Mediterránea.

Por cierto, también tienen alicina la cebolla, el cebollino y el puerro.

Nota: evita que el olor a ajo se quede en los dedos metiéndolos únicamente en agua fría, sin frotar. Si frotas facilitas que se absorba la alicina en la piel.

¿Qué te ha parecido?
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
4 votos
Cargando…

Artículos Relacionados