Usar fruta en lugar de azúcar para los bizcochos

Utilizar frutas en lugar de azúcar como alternativa para tus recetas de repostería o bollería casera no las hace más saludables. Es una manera eficaz de reducir los azúcares añadidos en la dieta pero no de los azúcares libres. Al rallar o triturar la fruta elegida y utilizar el puré resultante como si fuera azúcar, y aún mas si se hornea, se producen los azúcares libres que tienen el mismo comportamiento que los que podríamos añadir con el azúcar de mesa, miel, siropes, zumos de frutas etc.

En este artículo del nutricionista Juan Revenga encontrarás información muy interesante sobre estos azúcares.

También, fíjate en el etiquetado de los alimentos que compras y hazte consciente de los azúcares que puedes tomar sin darte cuenta al comerlos.

Lo más saludable es tomar la fruta fresca y en trozos para masticarla. Los bizcochos, galletas, zumos de frutas, cremas de cacao, etc., tómalos ocasionalmente y disfrútalos en ese momento.

No obstante aquí tienes una receta sencilla de bizcocho con dátiles y manzana para disfrutarlo en su momento.

Tiempo aproximado de elaboración: 20 min

Preparación: 5 min

Elaboración: 15 min.

Cocción: 25-40 min (según horno)

Ingredientes (8-10 raciones)

  • Dátiles, 150 gr
  • Manzana, 150 gr
  • Huevos, 200 gr
  • Leche, 125 gr
  • Aceite de oliva virgen extra (suave), 100 gr
  • Harina integral de trigo, 200 gr
  • Impulsor (levadura química), 16 gr

Elaboración del bizcocho con fruta en lugar de azúcar

Preparación

  • Pesa y mide cada uno de los ingredientes y colócalos en la zona de trabajo: mezcla el impulsor con la harina y separa las yemas de las claras.
  • Prepara un molde de 24 cm de diámetro forrado con papel de horno o untado con aceite. Si es de silicona no es necesario.
  • Precalienta el horno a 180º C con calor en la resistencia de abajo y a 170º C si utilizas aire caliente envolvente.

Elaboración del bizcocho con dátiles y manzana

  1. Tritura los dátiles y la manzana junto con la leche con la ayuda de la batidora o robot de cocina.
  2. Después añade el aceite, lo mezclas bien e incorporas la harina con el impulsor: integra bien todo hasta conseguir una masa homogénea.
  3. Bate con unas varillas las claras hasta dejarlas semimontadas (consistencia babosa) y añade una a una las yemas con cuidado hasta que queden integradas. Lo puedes hacer con las mismas varillas.
  4. Vierte la mezcla semimontada sobre la masa y mezcla con movimientos envolventes hasta que quede homogénea. Queda una masa espesa.
  5. Pon la masa en el molde y meta al horno que estará ya a 180º C.
  6. Vigila el bizcocho mientras está en el horno: suele cocer en 30 minutos, pero, según el horno, pueden ser 25 o 40.

Final y presentación

Comprueba que el bizcocho está cocido introduciendo una aguja o un filo de cuchillo: si sale limpio es que ya está.

Retira el pastel del horno y deja enfriar tranquilamente para consumirlo.

Para conservarlo bien lo puedes envolver en el papel de horno que se ha cocido y luego dentro de un táper o una bolsa.

¡Qué disfrutes!

¿Qué te ha parecido?
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
4 votos
Cargando…

Artículos Relacionados