Tomate frito rapidísimo, para mejorar el rendimiento en la cocina

El tomate frito que tantas veces utilizas para preparar tus platos, y que tanta pereza te da elaborar, ahora verás que en 15 minutos puedes tenerlo.

Puedes tener en la despensa algún bote de tomate frito para una emergencia, eso está muy bien, pero lo rico que sale cuando se fríe en casa no tiene comparación.

Además lo puedes condimentar como más te guste o apetezca.

El tomate está compuesto por un 94 % de agua. Para que el tomate se fría en el aceite tiene que perder mucha agua. Mientras tenga agua, decimos que está “crudo”. Este proceso de evaporación del agua requiere mucho tiempo, y es lo que a veces nos echa para atrás y terminamos comprando el tomate frito en el supermercado.

Cómo preparar tomate frito rapidísimo

Si retiramos gran parte del agua que tiene el tomate, el efecto del aceite caliente será más efectivo, freirá más rápidamente y se reducirá el tiempo de fritura.

Es mejor adquirir botes de 800 gr de tomate triturado extra, pues tienen menos agua que los de tomate entero. Podéis hacer la prueba, la diferencia es brutal.

Instrucciones para hacer tomate frito

  1. Sobre un bol pon un colador grande de malla fina, vierte en él el tomate triturado, y deja que el líquido se vaya colando. En un par de minutos estará.
  2. En un recipiente con tapa, pon cuatro cucharadas de aceite de oliva virgen extra (AOVE), añade el tomate colado y un poco de sal. Pon a medio fuego y cuando empiece a hervir, lo tapas y bajas el fuego al mínimo.
  3. Programa 10 minutos y lo retiras del fuego. En ese momento ralla sobre el tomate un ajo pequeño, pon pimienta negra recién molida, remueve bien y prueba para saber si has de retocar algún condimento.
  4. ¡El tomate frito básico ya está listo!
  5. Truco: Al agua del tomate que queda en el bol le puedes poner un poco de pimienta, ponerlo en un vaso, refrescarlo y beberlo como aperitivo mientras sigues cocinando. También se puede guardar para una sopa.

El mejor aceite para freír es el aceite de oliva

 

Variaciones del tomate frito básico

También puedes sustituir el ajo crudo rallado por ajo frito previamente, le da otro sabor; puedes freír ajo y cebolla; añadir un poco de hierbas provenzales, o quizá orégano etc.

Puedes variar el condimento del tomate frito según el plato donde lo vaya a utilizar: pisto,  boloñesa, arroz, etc. Aquí tenéis un ejemplo:

Arroz al aroma de Ajo frito con Huevos y Tomate

Es muy práctico freír un kilo de tomate de una vez y guardar o congelar lo que no necesites en el momento. Se puede congelar en cubiteras y luego, sacar las porciones que necesites.

Durante la temporada del tomate, quizá os apetezca freír tomates. En este caso, una vez pelados y cortados, salarlos y dejarlos escurrir en un colador, para proceder como hemos dicho.

¡Que disfrutes!

La pista para elaborar la salsa de tomate de forma fácil y rápida, procede del blog Cristina Galiano 

¿Qué te ha parecido?
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
6 votos
Cargando…

Artículos Relacionados