Cómo conservar las verduras y hortalizas frescas en casa

La mejor manera de conservar verduras y hortalizas frescas es comprarlas cada día, cocinarlas recién adquiridas y comerlas en el momento.

Pero es difícil ir cada día a la compra o, más difícil aún, tener un huerto en casa para disponer de verduras frescas.

El mero transporte y almacenamiento en los mercados reduce la calidad de verduras (vegetales de hoja) hortalizas y frutas.

También, cualquier procesado de estos alimentos en la cocina, aunque sea en frío, disminuye su riqueza nutricional.

Por eso, es necesario conservar bien estos alimentos después de hacer la compra cada semana, para procurar que mantengan sus propiedades nutricionales y organolépticas casi intactas.

Pistas para comprar verduras y hortalizas frescas

  • Elige verduras y hortalizas de temporada porque están en su punto de sazón: mejor nivel de nutrientes, mejores características organolépticas y mejor precio.
  • Compra el alimento fresco sin golpes y en buen estado. No hace falta que sea un producto perfecto: de simetría exacta.
  • Compra verduras y hortalizas frescas al peso, en vez de envasadas, así puedes elegir las piezas en el punto de sazón.
  • Déjate asesorar por el frutero-a: te puede recomendar las verduras y hortalizas del día con la mejor relación calidad precio.

Qué hacer para conservar verduras y hortalizas frescas

Después de la compra, lo primero es guardar en el frigorífico todas las verduras y hortalizas frescas.

  • El cajón del frigorífico es la zona apropiada para colocar las verduras y hortalizas.
  • Las hortalizas: calabacín, berenjena, cebolletas, pimientos, puerros, zanahorias, nabos, jengibre, col, se mantienen estupendamente envueltas en film para alimentos.
  • Envuelve las piezas grandes de una en una y otras más pequeñas (como las zanahorias, puerros y pimientos alargados) de dos en dos o en tres.
  • El film debe quedar totalmente adherido a la hortaliza, como si fuera su propia piel, sin bolsas de aire.
  • Envuelve también en film las medias cebollas o medios pimientos que te sobran después de cocinar.
  • Las patatas son hortalizas pero su conservación es diferente: deben conservarse en lugar seco, fresco y oscuro. Sin envolver en film.
  • Cocina las acelgas, espinacas y lechugas recién compradas. Si no puedes, envuelve muy bien el manojo en el film.
  • Reutiliza las bolsas que te dan en las fruterías de la misma manera que el film para conservar estos alimentos.

Por qué el film para conservar verduras y hortalizas frescas

  • El film facilita la conservación porque queda adherido a la superficie del alimento e impide que se evapore el agua que tiene en su interior.
  • Retarda la oxidación (por el oxígeno del aire) que favorece el envejecimiento del alimento con la consiguiente pérdida de nutrientes.

Si conservas bien los alimentos notarás cada semana que estarán en mejores condiciones nutricionales y gastronómicas.

Además, reducirás la cantidad de alimentos desperdiciados por deterioro: a veces, después de estar en el frigorífico sin protección se han secado o enmohecido y no los puedes cocinar.

¿Qué te ha parecido?
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
2 votos
Cargando…

Artículos Relacionados