Calabacín y Salmón Marinados en Ensalada con Piñones Tostados

El salmón marinado se presta muy bien para comerlo en un ensalada de calabacín (también marinado), rúcula y piñones tostados.

La variedad de sabores y de texturas hace muy apetitosa esta ensalada que, acompañada de un buen pan integral con cereales, puede ser un plato estupendo para una cena.

Para esta receta el salmón lo marinas en casa, pues es muy fácil, pero se puede hacer con salmón  ya ahumado o marinado que puedes comprar en el supermercado.

Si puedes, intenta hacerlo porque sale muy rico y, además, aprendes algo nuevo.

El marinado es una técnica culinaria que se utiliza para reblandecer y aromatizar carne, pescado o verduras y luego cocinarlos.

Los alimentos se introducen en un líquido como aceite, vino blanco, vinagre o limón y se aromatiza con hierbas o especias.

El salmón o el calabacín primero se someten a un proceso de salazón que hará que pierdan agua y posteriormente se introducen en el líquido de marinado:

  • Aceite y eneldo fresco para el salmón
  • Vinagre y limón paa el calabacín

Después del proceso de salazón los alimentos han cambiado tanto su sabor como su textura y con el marinado adquieren un aroma especial.

Aunque la técnica de salazón se ha utilizado como método de conservación desde hace siglos, es conveniente congelar el pescado que se va a consumir crudo o semicrudo para evitar la enfermedad por anisakis. Aquí te puedes orientar.

Otra opción muy rápida pero que va en gustos, es marinar el salmón con salsa de soja durante unas horas.

La receta original la aprendí hace años del blog “El comidista”

Tiempo aproximado de elaboración: 15 minutos más el tiempo de marinado.

Marinado: salmón 24-36 h; calabacín: 2 h

Preparación: 10 minutos

Elaboración: 5 min

Ingredientes (4 raciones)

  • Salmón fresco en una sola pieza con piel pero sin ninguna espina, 300 gr
  • Calabacín, 200 gr
  • Rúcula, 100 gr
  • Piñones (o almendras fileteadas), 40 gr
  • Limón, 1/2 pieza
  • Eneldo fresco picado, 2 c/s
  • Vinagre blanco, 1 c/c
  • Aceite de oliva virgen extra (AOVE), 40 gr o 4 c/s
  • Azúcar, 300 gr
  • Sal, 300 gr
  • Pimienta blanca recién molida, c/n

Abreviaturas: c/s = cuchara sopera; c/c = cuchara de café; c/n = cantidad necesaria.

Elaboración de la ensalada de salmón marinado y calabacín

La operación anterior a todas es congelar el salmón el tiempo necesario según las estrellas del congelador que tengas en casa.

Pasado el tiempo necesario, descongela el pescado en el frigorífico. Una vez descongelado puedes someterlo a la técnica de marinado.

Para marinar el salmón:

  1. Mezcla la sal y el azúcar en un bol y cubre el fondo de un táper con film (tiene que sobresalir de los lados para luego tapar perfectamente el salmón): pon una fina capa de la mezcla anterior.
  2. Coloca el salmón en el recipiente (con la piel hacia abajo), reparte por encima la mitad del eneldo picado, un poco de pimienta blanca, y cubrir con el resto de azúcar-sal.
  3. Cubre con el film y deja marinar en la nevera entre 24 y 36 horas.
  4. Durante este tiempo, retirar una o dos veces el “almíbar” que se produce: corta con las tijeras un pico de film y escurre el jugo.Vuelve a tapar el recipiente.
  5. Nota: si quieres que el pescado quede más hecho, pon peso encima del salmón para que pierda más líquido.
  6. Transcurrido el tiempo necesario, lava el salmón bien y seca con cuidado, quita la piel y córtarlo en cubos.
  7. Unta el salmón ligeramente con aceite de oliva virgen extra, adereza con un poco de eneldo y reserva en frigorífico bien tapado.

Para marinar el calabacín:

  1. Corta el calabacín en rodajas o láminas finas, sálalo y deja sobre un escurridor para que suelte líquido durante una hora aproximadamente.
  2. Mientras, mezcla el AOVE, el zumo del medio limón, el vinagre, sal y pimienta.
  3. Seca el calabacín y ponlo en un táper, cúbrelo con el aliño y tapa muy bien para meterlo en el frigorífico.
  4. Deja reposar una hora (o de un día para otro).
  5. Tuesta un poco los piñones en una sartén, con cuidado de que no se quemen y reserva hasta que hagas la ensalada.

Emplatado

A la hora de comer la ensalada, pon la rúcula en el fondo del plato, reparte el salmón y el calabacín por encima, y termina con los piñones.

Pon en un cuenco el aliño de la marinada del calabacín para que cada uno se sirva a su gusto, si lo necesita.

¡Que disfrutes!

¿Qué te ha parecido?
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
3 votos
Cargando…

Artículos Relacionados