Tejas de almendra, mantequilla y zumo de naranja

Las tejas de almendra  y mantequilla son un dulce muy clásico y las puedes encontrar tanto en pastelerías como en restaurantes de un cierto nivel donde los sirven como “petits fours” (pequeñas preparaciones de pastelería para el café, té, etc.).

Hoy traigo a Comino y Canela la receta de tejas de almendra y mantequilla para que las puedas elaborar cuando quieras.

Esta receta de tejas es de mi profesor de pastelería y salen buenísimas, sobre todo para los muy golosos.

Tiempo aproximado de elaboración por tanda: 25 minutos

Preparación: 10 minutos.

Elaboración: 15 minutos (5 minutos de cocción).

Ingredientes

  • Mantequilla fundida fría, 125 gr
  • Azúcar glas, 250 gr
  • Harina, 75 gr
  • Almendra fileteada, 50 gr
  • Zumo naranja., 80 ml

Elaboración de las tejas de almendra

La mantequilla fundida fría realmente es tibia pues a temperatura ambiente se solidifica. Hay ocasiones que se utiliza mantequilla fundida caliente como es el caso de la mantequilla avellana de las financiers.

Para hacer la mantequilla fundida

  1. Pesa la mantequilla y la pones en un bol de cristal en el  microondas, programa 1 minuto a baja potencia.
  2. Después del minuto mira como va, posiblemente habrá parte fundida y otra parte no, entonces mezcla bien para homogeneizar y quizá quede bien fundida toda.
  3. Si todavía no estuviera líquida programa unos segundos más dentro del microondas.

Elaboración de la masa de las tejas de almendra

  1. En primer lugar pesa el resto de los ingredientes: azúcar, almendra, harina y zumo de naranja.
  2. Une los ingredientes y cuando estén mezclados añade la mezcla a la mantequilla procurando que quede bien unido. Tiene que quedar una masa homogénea.
  3. Precalienta el horno a 170o C y cubre con papel sulfurizado (papel de horno) unas bandejas de horno.
  4. También preparar unas “tejeras” o una bandeja de hacer barras de pan (como la que aparece aquí), para ir colocando las tejas calientes conforme vayan saliendo del horno y así darles forma.
  5. Ahora puedes empezar a hacer bolitas con la masa y procura que sean todas de igual tamaño. Les puedes dar el tamaño que quieras: con el tamaño de una nuez salen bien.
  6. Coloca las bolitas sobre las bandejas de horno dejando amplio espacio entre ellas: este espacio es necesario para que no se peguen unas a otras las tejas, pues cuando se calientan se derriten y se extienden.
  7. Mete en el horno.
  8. Pasados uno minutos verás que después de derretirse cada bolita de masa, como lleva azúcar, carameliza.
  9. Este es el momento de sacar del horno y en este instante meter otra bandeja con bolitas.
  10. Enseguida, las tejas recién sacadas retíralas del papel con una espátula, con sumo cuidado y colócalas en la “tejera”.
  11. Deja enfriar unos minutos para retirar las tejas (con mimo) y pon sobre una bandeja.
  12. Haz sucesivas tandas de tejas hasta conseguir la cantidad que te interese.
  13. Si te quedara masa la puedes envolver muy bien en plastifilm y guardar en el frigorífico, se conserva muy bien (yo la he llegado a tener varias semanas y estaba estupenda).

Para que no se pongan blandas inmediatamente puedes guardar las teja de almendra en una caja de cartón, en una lata o en cristal.

¡Que disfrutes!

¿Qué te ha parecido?
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
2 votos
Cargando…

Artículos Relacionados