Tarta de queso Mascarpone y pasta brisé

Los quesos más usados para hacer una tarta de queso en Comino y Canela son el queso fresco (tipo burgos), el requesón o un queso cremoso de tipo Philadelphia light.

Otro tipo de queso cremoso es el mascarpone: se elabora con nata y crema de leche y por tanto tiene un elevado valor calórico. Es muy suave al paladar y algo dulce por eso se utiliza mucho en pastelería.

Como el mascarpone es un queso con más grasa que el de burgos o que el requesón, por eso la tarta es muy suave al paladar y muy gustosa.

Al tener más grasa, es recomendable emplear queso mascarpone sólo de vez en cuando. Es un gustazo tomarlo de postre en un día especial.

La pasta brisé que sirve de base es un tipo de pasta quebrada: no lleva huevo, ni azúcar. Se suele utilizar para quiches y tartas de queso.

Esta elaboración requiere un mezclado especial de los ingredientes: lo primero es integrar la harina en la grasa que se vaya a utilizar. La mantequilla, en nuestro caso, envolverá las partículas de harina (como lo haría un impermeable) e impedirá que lleguen al gluten los líquidos que se añadan.

Esta manera de mezclar se hace para evitar que el gluten adquiera flexibilidad y elasticidad por un exceso de amasado, lo que se suele llamar “correa”: se evita que la masa después de ser estirada, encoja.

Tiempo de elaboración: 30 minutos + 40 de horno.

Ingredientes (8 raciones)

Para la pasta brisé

  • Mantequilla, 100 g
  • Harina, 150 g
  • Sal, 1 pizca
  • Agua fría, 5 c/s

Para la crema

  • Huevos, 200 gr
  • Queso mascarpone, 250 g
  • Azúcar, 150 g
  • Almendra en polvo, 50 g
  • 1/2 limón

Abreviaturas

C/c = cuchara de café

Elaboración de la Tarta de queso Mascarpone

Prepara todos los ingredientes: mide, tamiza, pesa, lava muy bien el limón, etc.

Prepara un molde para tarta de 28 cm de diámetro.

Pasta Brisé:

  1. En un bol, pon la harina, sal, la mantequilla en trozos. Integra bien los ingredientes con la punta de los dedos, vierte un poco del agua para amalgamar bien. Cuando se forme una bola, que no sea pegajosa, cubre con film y deja reposar en el frigorífico al menos 30 minutos.
  2. Precalienta el horno a 180º C.
  3. Espolvorea de harina el sitio de trabajo para estirar la pasta brisé: da unos golpes con el rodillo para ablandar la pasta y poderla trabajar.
  4. Estira (con mimo) con el rodillo la pasta hasta alcanzar el tamaño necesario, pon la pasta sobre un papel sulfurizado y coloca dentro del molde de tarta.
  5. Mientras preparas la crema refrigera la pasta brisé, así evitarás que al meter la tarta en el horno se bajen las paredes.

Crema de mascarpone:

  1. Ralla la piel de medio limón (solo la parte amarilla)
  2. Bate los huevos, añade el mascarpone, el azúcar, la piel rallada del limón y la almendra molida. Mezcla bien.
  3. Coloca la crema sobre el fondo de pasta y hornea 40 minutos aproximadamente. Vigila y comprueba la cocción por si se cuece antes de tiempo o hubiera que aumentar unos minutos .

Comentario

Puedes poner ralladura de limón o las semillas de media vaina de vainilla: quedará estupenda igualmente.

Puedes servir tibia o fría, como más te guste. Con unos frutos del bosque también, si te apetece.

¡Espero que la disfrutes muy pronto!

¿Qué te ha parecido?
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
3 votos
Cargando…

Artículos Relacionados