Croquetas de Berenjena y Espinacas

Las croquetas de berenjena y espinacas son una alternativa vegetariana a las que preparas con jamón o pollo.

Se emplean ingredientes muy variados para elaborar unas croquetas: jamón, gambas, bacalao, sobras del “cocido”, etc.

Es poco habitual utilizar vegetales para hacer croquetas, exceptuando las de boletus que, además, no son muy asequibles económicamente.

Sin embargo puedes hacer croquetas con las hortalizas que quieras: berenjena, calabacín, pimiento, champiñón, guisantes, espinacas, etc.

Un ejemplo lo tienes en estas croquetas de berenjena y brotes de espinacas que puedes elaborar sin dificultad.

 

Tiempo aproximado de elaboración: 1 hora 

Elaboración de la masa: 30 min (más dos horas mínimo para enfriar bien)

Liar y rebozar las croquetas: 30 min

Dependerá también del tamaño que le des a las croquetas.

Ingredientes (50 croquetas aprox. de 25 gr)

Para la masa:

  • Berenjena cocida, 12o gr
  • Brotes de espinacas cocidas, 3o gr
  • Cebolla tierna, 30 gr
  • Harina, 70 gr
  • Leche semidesnatada, 1 l
  • Aceite de oliva virgen extra (AOVE), 70 gr
  • Sal, c/n
  • Nuez moscada (recién rallada), 1/4 de c/c
  • pimienta negra (recién molida), 1/4 de c/c
  • Huevo cocido, 50 gr (opcional

Para el rebozado:

  • 2 huevos (L)
  • C/n pan rallado.

Nota:

C/n = cantidad necesaria; c/c = cuchara de café

Yo te recomiendo utilizar una manga pastelera desechable, de tamaño grande, para poner la masa de las croquetas: facilita mucho el trabajo de dosificación.

Elaboración de las croquetas de berenjena y espinacas

Preparación de los ingredientes de la masa para croquetas

  1. Lava y corta la berenjena en láminas gruesas. Unta con aceite y cuece en el microondas (bien tapada) durante 6 minutos a máxima potencia.
  2. Comprueba que está cocida, si fuera necesario añade un minuto más. Corta en dados muy pequeños. y reserva.
  3. Lava los brotes de espinacas y cuece en el microondas: potencia máxima, 1 minuto por cada 100 gr de espinacas. Una vez cocidas escúrrelas bien entre las manos y reserva.
  4. Nota: puedes utilizar brotes de espinacas de 4ª gama, que vienen en bolsas y están lavados.
  5. Cuece el huevo (puedes cocer varios huevos a la vez y reservar para otra ocasión): en agua con una pizca de sal y una cucharada de vinagre a fuego máximo hasta que hierva.
  6. Baja el fuego y cuece durante 10 minutos. Una vez cocido, saca del agua caliente y ponlo en agua fría para cortar la cocción. Deja enfriar y después pela, corta en dados muy pequeños y reserva.
  7. Pesar y medir el resto de ingredientes.

Elaboración de la masa de croquetas

  1. Pon el AOVE en un recipiente amplio (donde puedan caber todos los ingredientes a la vez), calienta a medio fuego y fríe en él la cebolla muy picada.
  2. Cuando la cebolla esté transparente añade la berenjena con las espinacas y rehoga dando unas vueltas;
  3. Incorpora la  harina sin dejar de remover y rehoga (para quitar el sabor a crudo) seguidamente  vierte poco a poco leche fría hasta que quede perfectamente mezclada y sin grumos de harina.
  4. Añadir la sal, la nuez moscada, la pimienta y, cuando empiece a hervir, baja el fuego al mínimo y deja cocer 30 min. Remueve con suavidad para que no se pegue.
  5. Cuando está a punto de terminar la cocción es el momento de incorporar los daditos de huevo cocido.
  6. En el momento que la masa se despega del fondo del recipiente quiere decir que está cocida y la puedes retirar del fuego.

Final y presentación

Vierte la masa en una manga pastelera y cierra bien con nudo o con pinza. Deja enfriar a temperatura ambiente y después ponla en el frigorífico para que repose unas horas.

Si no utilizas una manga pastelera, vierte la masa en un recipiente plano, y un poco alto, para que quede la masa quede extendida de forma homogénea. Cubre con film para que no se reseque la superficie.

Si es posible, espera hasta el siguiente día para elaborar las croquetas, la masa se podrá manipular mejor.

Fríe las croquetas en abundante aceite de oliva, mejor si es AOVE, y escurre sobre papel de cocina.

Puedes servir las croquetas acompañadas de unas rodajas de tomate con albahaca y aceituna negra.

Comentario

Como las croquetas requieren un poco de paciencia y tiempo para su elaboración puedes hacer masa suficiente para varias veces. Liar y rebozar todas las corquetas en el mismo momento y luego congelar las que quieras.

Las croquetas congelan muy bien y podrás disponer de ellas cuando quieras.

Es recomendable descongelar las croquetas antes de freír para evitar que tengan agua en la superficie que en contacto con el aceite puede salpicar y quemarte.

También se estropea menos el aceite si no le cae agua y se podrá utilizar nuevamente.

Los alimentos de cuarta gama son productos vegetales, limpios, cortados y envasados, formados por verduras y hortalizas mezcladas, ya listas para su empleo.

¡Que disfrutes!

¿Qué te ha parecido?
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
2 votos
Cargando…

Artículos Relacionados