Clafoutis de Vainilla y Albaricoque

El clafoutis o clafutí  es un postre de origen francés, y es de la familia de los flanes, muy próxima al flan parisino que lleva fécula (maicena) en su receta.

La encontré en el Larousse Cuisine buscando postres, y la receta clásica se hace con cerezas sin deshuesar : se recomienda para que tenga un poco del sabor almendrado del hueso de la cereza.

PUBLICIDAD

Resultó riquísima a pesar de los huesos de las cerezas.

En otra ocasión, en una de las búsquedas de postres con frutas, encontré la receta de Clafoutis de Vainilla y Albaricoque de Joan Roca. En ella hay harina de almendra, con lo que queda resuelto el problema de utilizar los huesos de la fruta para que aporten el sabor de almendra.

El clafoutis de vainilla y albaricoque tiene un sabor delicioso y delicado y resulta muy fácil su elaboración.

Tiempo aproximado de elaboración: 30 min

Elaboración: 10 min

Cocción: 20 min

Ingredientes (8-10 raciones)

  • Nata, 250 gr
  • Huevo, 240 gr
  • Yema, 70 gr
  • Azúcar, 150 gr
  • Harina de almendra tostada, 75 gr
  • Harina, 20 gr
  • Vainilla, 1 vaina
  • Albaricoques, 8-10 piezas

[Nota]: puedes utilizar 5 huevos de tamaño L en vez de los 240 gr de huevo y los 70 de yema.

Elaboración del clafoutis de vainilla y albaricoque

  1. Pesa cada uno de los ingredientes
  2. Tuesta la harina de almendra en una sartén pequeñita, a fuego bajo y dando vuelta de vez en cuando para que no se queme, en un minuto estará.
  3. Introduce en el vaso de la batidora o robot de cocina todos los ingredientes.
  4. Abre la vaina de vainilla a la larga, raspa las semillas con el filo de un cuchillo y agrega al resto de ingredientes.
  5. (La vaina la puedes reutilizar para aromatizar azúcar o para aromatizar unas natillas, aunque ya no aporte tanto aroma)
  6. Mezcla muy bien y pon la masa en un recipiente bien tapado.
  7. Deja reposar unas 12 horas en el frigorífico: es conveniente que la masa repose para que las harinas se hidraten bien.

Después del tiempo de reposo

  1. Lava, seca, deshuesa y lamina los albaricoques.
  2. Precalienta el horno a 190o, calor arriba y abajo.
  3. Pon la masa en un molde para horno, coloca encima los albaricoques laminados y mete en el horno. Baja la temperatura a 180º C.

Estará en 20- 30 minutos dependiendo del tamaño del molde y de tu propio horno.

Nota:

Puedes utilizar un molde de cerámica para el horno en el que luego sacarás la tarta y no tendrás que desmoldar.

También puedes utilizar moldes de silicona o metálicos para tartitas individuales o para tarta colectiva, como te venga bien.

Ten en cuenta que, si utilizas moldes individuales el tiempo de cocción será menor que en un molde grande. Por otro lado, si los moldes son de silicona no hace falta engrasarlos para luego desmoldar bien; sin embargo, en los de metal si es necesario hacerlo.

Emplatado

Sirve frío, en un plato de postre bonito (en pizarra queda chulo), con un poco de helado de vainilla, o un poco de compota de albaricoque.

¡Que disfrutes!

¿Qué te ha parecido?
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
3 votos
Cargando…

Artículos Relacionados