Tarta Tartín de Manzana

La tarta Tatín lleva una base crujiente de pasta brisé, y una guarnición de fruta caramelizada. Es una tarta a la que se le da la vuelta al sacarla del horno, y lo que era antes la cubierta ahora será la base, y viceversa.

La pasta brisé es una masa friable que se elabora con harina y mantequilla principalmente. La harina que se emplea normalmente es una harina refinada de trigo, pero se puede sustituir por otra integral para que aporte más fibra.

PUBLICIDAD

Para esta receta de Tarta Tatín de manzana se ha empleado para la pasta brisé harinas de avena integral y de trigo integral. No llevará azúcar, aunque liga mejor la masa, porque ya es muy dulce la tarta por el caramelo.

Por otro lado, puedes emplear la variedad de manzana que más te guste, pero realmente, la manzana Chantecler aporta una textura, sabor y aroma muy buenos. Esta manzana hace de la Tatín una tarta especial.

Tiempo aproximado de preparación: 1 h+ la cocción

Preparación: 40 min

Elaboración: 20 min

Ingredientes

Para la pasta brisé

Harina de avena integral, 120 gr

  • Harina de trigo integral, 80 gr
  • Mantequilla (a temperatura ambiente), 120 gr
  • Flor de sal, 3 gr
  • Agua, c/n

Para la guarnición

  • Manzanas Chantecler, 5oo gr

Para el caramelo

  • Azúcar, 130 gr
  • Mantequilla, 50 gr

Elaboración de la Tarta Tatín de manzana

Preparación

  1. Pesa los ingredientes para la pasta brisé. Pon la has harinas, la mantequilla y la sal en un bol, y con la ayuda de los dedos mezcla los ingredientes; añade una cucharada de agua  para ligar bien la masa. Si queda pegajosa incorpora un poco más de harina. Cuando se despegue de las paredes del bol cúbrela con film, y deja reposar en el frigorífico al menos 30 minutos.
  2. Pesa los ingredientes para el caramelo; prepara un molde de bordes bajos, de 24 cm de diámetro, y cubre el fondo con papel de horno, para desmoldar fácilmente la tarta.

Las manzanas se pelan y cortan después de hacer el caramelo, para que no se oxiden.

Elaboración

Caramelo

Pon en un recipiente (mejor si es de fondo grueso) el azúcar con una cucharada de agua, remueve hasta mezclar bien, y calienta a medio fuego. Empezará a deshacerse el azúcar y a tomar color, añade entonces la mantequilla, remueve, y vierte el caramelo en el fondo del recipiente que has cubierto con el papel de horno. Extiende antes de que se enfríe. Reserva, para después disponer la manzana sobre él.

Guarnición de manzana Chantecler

Puedes emplear otra variedad de manzana, una Reineta, o una Granny Smith; pero si tienes oportunidad de conseguir Chantecler, no dejes de probarla.

Pela las manzanas, corta en 4 gajos, retira bien el corazón, y vuelve a trocear hasta conseguir 16 gajos de cada manzana. Puedes espolvorear la manzana con un poco de canela, le va bien, si es que te gusta.

Dispón los gajos de manzana sobre el caramelo de mantequilla que hay en el fondo del molde de horno: puedes ir haciendo círculos concéntricos o filas.

Final y horneado

  1. Precalienta el horno a 200º C mientras estiras la masa de pasta brisé.
  2. Espolvorea con harina la superficie de trabajo donde vas a extender la masa, y con la ayuda de un rodillo, y con muchísima suavidad, la vas estirando poco a poco. Se rompe fácilmente, por eso, puedes hacer esta operación sobre papel de horno o film, enharinados, para evitar que la pasta quede pegada a la superficie de trabajo.
  3. Acerca el molde, con la manzana ya puesta, al lado de la masa estirada, y con cuidado cubre el molde con la pasta brisé. Es posible que se rompa por alguna parte, pero puedes volver a poner el trozo roto ayudándote con los dedos. Retira el exceso de masa pasando el rodillo por encima del molde, o presionando con los dedos sobre el borde del  molde.
  4. Una vez cubierto bien el molde con la pasta, mete la tarta en el horno, a media altura, y con calor arriba y abajo. Deja que se dore la masa y saca del horno. Puede tardar 30-40 minutos, según el horno.

Puedes ver aquí como manipular una masa estirada para colocarla sobre un molde.

Presentación

Cuando la tarta se haya enfriado un poco dale la vuelta como a una tortilla: la pasta que hacía de tapa ahora queda de base, con la guarnición a la vista.

Se puede tomar templada o fría. Y si quieres redondear aún más la tarta puedes servirla con una cucharada de crema inglesa, muy ligera, por encima.

¡Que disfrutes!

¿Qué te ha parecido?
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
0 votos
Cargando…

Artículos Relacionados