Mermelada de Fresa y Vainilla

En el mes de abril empieza la temporada de elaborar mermelada para todo un año: la primera es la de fresa (realmente es fresón), luego albaricoque, cereza, melocotón, paraguaya, ciruela Claudia, membrillo, mandarina y naranja: puedes tener una buena variedad de mermeladas.

Al elaborar mermelada de fresas puedes aromatizarla con un poco de vainilla, queda buenísima, pero si la elaboras solamente con la pulpa de la fresa y zumo de limón (es antioxidante y ayuda a mantener el color), sabrá más a la propia fruta, y queda riquísima.

PUBLICIDAD

No solo puedes tomar la mermelada untada sobre tostadas de pan integral, también puedes utilizar tus mermeladas para elaborar alguna tarta o salsa para carne.

Si la mermelada la envasas en frascos chulos te servirá además como regalo, y siempre será éxito seguro.

Si prefieres la mermelada de textura ligera (un poco líquida) no utilices nunca ni pectina ni gelatina para espesarlas.

Así son las mermeladas de Comino y Canela: empapan un poquito el pan sobre el que las extiendes.

Tiempo aproximado de elaboración: 40 minutos.

Preparación: 10 min.

Cocción: 30 min.

Ingredientes

  • Fresas (sin el pedúnculo), 500 gr
  • Azúcar, 350 gr
  • Vainilla, 1/4 de vaina
  • Zumo de limón (1/2), 40 gr

Elaboración de mermelada de fresa y vainilla

  1. Lava las fresas, escurre y retira el pedúnculo y pesa todos los ingredientes.
  2. Pon los ingredientes en una cacerola o cazo de fondo grueso (amplio, para evitar las salpicaduras en la cocina) y mezcla.
  3. En el mismo recipiente puedes dar previamente un toque a las fresas con la batidora, pero sin llegar a triturar del todo pues da gusto encontrar trocitos de fruta en la mermelada.
  4. Añade el contenido de la vaina de vainilla (abrir con la puntilla y arrastrar las semillas) y la vaina.
  5. Pon la cacerola en el fuego, lleva a ebullición y en ese momento baja a fuego medio-bajo.
  6. Remueve de vez en cuando para que no se pegue en el fondo, es fácil que lo haga.
  7. Seguramente durante la cocción se produce una espuma de color rosa claro, retírala con cuidado con  la ayuda de una cuchara y así quedará limpia la mermelada.
  8. Normalmente tarda en cocer unos 25-30 minutos, dependiendo de si se quiere más o menos densa.
  9. Pasado ese tiempo, aunque te parezca que está muy líquida aún, la mermelada seguro que está hecha y espesará cuando se enfríe.

Final y envasado

  • Si la quieres más espesa puedes dejar cocer la mermelada un poco más tiempo o añadir un poco de pectina o de gelatina.
  • De todas maneras, al elaborar mermeladas varias veces aprenderás cual es tu gusto y le darás el punto que tu prefieras.
  • Mientras cuece la mermelada prepara los tarros de cristal donde la vas a conservar (te recomiendo que se hayan lavado en el lavavajillas, así estarán bien desinfectados).
  • Una vez pasado el tiempo de cocción, retira del fuego y retirar la vaina de vainilla.
  • Vierte la mermelada en cada frasco al límite del borde, que parezca que va a rebosar y no quede nada de aire.
  • Tapa inmediatamente y con cuidado de no quemarte.

Nota: si lo hacéis de esta manera, se conservará cualquier mermelada durante todo un año, sin tener que hervir los botes para garantizar su estabilidad. Te aseguro que nunca se me ha estropeado alguna. Eso sí, cuando se abre el bote se tiene que conservar en el frigorífico.

¡Que la disfrutes!

¿Qué te ha parecido?
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
3 votos
Cargando…

Artículos Relacionados