Migas con Uvas

Esta receta contiene gluten

Las migas no son otra cosa que pan de varios días, remojado, desmenuzado y frito-asado lentamente en aceite con ajos. Luego viene la guarnición, ahí puedes utilizar frutas y hortalizas de temporada, en esta ocasión uvas; y si quieres completar el plato, las puedes servir con huevos, carne, etc.

En verano también puedes comerlas con melón; y con pepino crujiente están riquísimas también.

“Si sobran migas (por raro que suene), se pueden tomar con chocolate a la taza o con leche”

No es necesario freír las migas de pan en aceite donde se hayan frito chorizos, tocino etc. Puedes freír las migas en aceite de oliva virgen extra donde  se han frito unos ajos.

Las migas elaboradas de esta manera son mucho más digestivas y no te quedas con la sensación de hinchazón después de comerlas. Son mucho más sanas y a la vez muy ricas.

Desde el punto de vista nutricional, es más saludable utilizar pan integral en vez de pan blanco. Así lo hacemos.

Tiempo aproximado de elaboración: 35-40 minutos

Ingredientes (cuatro raciones)

  • Pan integral de buena calidad y de tipo hogaza, 600 gr
  • AOVE (aceite de oliva virgen extra), 6 c/s
  • Ajo (según gusto), 4-6 dientes
  • Agua, 180 ml
  • Sal, c/n
  • Pimentón de la Vera (optativo), c/c
  • Uvas (de vuestro gusto), 200 gr

Medidas: c/s = cuchara sopera; c/c = cuchara café; c/n = cantidad necesaria.

Elaboración

  1. Prepara un recipiente de fondo grueso, ancho y alto (la olla super rápida es estupenda), donde puedas remover las migas aireándolas.
  2. Prepara los ingredientes: pesa, mide, etc.
  3. Parte el pan en rebanadas finas, córtalas en tiras y luego en daditos pequeños.
  4. Pon el pan troceado en un bol grande, añade el agua poco a poco, para que llegue a todo el pan. Con la ayudada de los dedos desmenuza en migas. Procura que el pan se humedezca de forma homogénea, porque si no es así, habrá trozos que quedarán secos.
  5. Nota: si el pan está muy seco, añade alguna cucharada más de agua. Es más fácil conseguir unas migas ricas después de pasarte un poco en el agua. Sólo necesitarán un poco más de tiempo para quedar en su punto al cocinarlas.

  6. Pon el aceite y los ajos aplastados y sin pelar en el recipiente elegido para esta elaboración. Fríe los ajos a fuego lento.
  7. Cuando los ajos estén casi fritos, sube a medio fuego, añade el pan desmenuzado y húmedo y con una buena paleta de agujeros, remueve continuamente aireando el pan. Harán mucho vapor de agua.
  8. Con la paleta pica los trozos grandes de pan que hayan quedado y también los ajos.
  9. Añade sal si es necesaria. No debemos parar de mover pues se pegan rápidamente al fondo y darían amargor al resto.
  10. Nota: la señal de que tienen aceite suficiente es que el fondo se queda limpio al remover el pan, no se queda el pan pegado. Si pasa esto añade una cucharada o dos más de aceite. Si te pasas de aceite quedarán grasientas y pesadas.

  11. Cuando las veas sueltas, formando grumos de pequeño tamaño, prueba el punto: deben quedar secas por fuera y jugosas en el interior. Si fuera así, retira del fuego inmediatamente.
  12. Añade el pimentón. Mezcla muy bien y tapa el recipiente con una tapa que encaje, para que no se resequen (ocurre rápidamente).

Emplatado

Sirve inmediatamente, recién elaboradas. Acompaña las migas en el plato con las uvas.

La primera vez que se elaboran las migas el “punto” es difícil de conseguir, pero  no os desaniméis pues aun así estarán ricas: ¡son pan!

¿Qué te ha parecido?
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
2 votos
Cargando…

Artículos Relacionados