Ensalada tibia de Pasta, Garbanzos y Berenjena

Esta receta contiene gluten

La ensalada de pasta con garbanzos y berenjena es una ensalada tibia muy agradable y apetecible en invierno como en verano.

Se acompaña muy bien con queso parmesano cortado en láminas o rallado en el momento (resulta más aromático que el que venden ya rallado, y no tiene conservantes).

Tambien es recomendable elegir una pasta corta para hacer ensaladas (lazos, caracolas, espirales, etc) y dejar la pasta larga como los espaguetis para utilizar con salsas.

Comentario nutricional

Cereales y legumbres aportan proteínas que por si solas no pueden ser aprovechadas al cien por cien por el organismo.

Sin embargo, cuando se consumen estos alimentos en el mismo día sus proteínas se complementan y el organismo consigue una proteína de alto valor biológico, es decir, muy completa.

Tiempo aproximado de elaboración: 35 minutos

  • Preparación: 10 min.
  • Elaboración: 25 min.

Ingredientes (4 raciones)

  • Pasta, 200 gr de
  • Garbanzos, 200 gr
  • Berenjena, 200 gr
  • Aceite oliva virgen extra, 1 c/s
  • Queso parmesano, 60 gr

Para la salsa de tomate al orégano

  • Tomate fresco, 200 gr
  • Aceite de oliva virgen extra (AOVE), 4 c/s (40 gr)
  • Orégano (fresco preferiblemente), 1 c/p
  • Sal y pimienta negra recién molida, c/n

Abreviaturas: c/s = cuchara sopera; c/p = cuchara postre; c/n = cantidad necesaria; AOVE = aceite de oliva virgen extra.

Elaboración de ensalada de pasta con garbanzos

  1. El día anterior a la elaboración pon en remojo los garbanzos: primero enjuagar y luego cubre con agua durante 12 horas. Puede ser un poco más de tiempo, pero menos dificulta la cocción.
  2. Cuece los garbanzos en la olla superrápida, 7 minutos. Escurre y reserva.
  3. Haz láminas finas la berenjena y cuece en el microondas: coloca en un recipiente de cristal, sin amontonar, tápalas con un plato o tapa que encaje bien y pon en el microondas 8-10 minutos a potencia máxima.
  4. Cuando pare, deja un ratito reposar y comprueba, con cuidado de no quemarte, si están cocidas (tienen que tener cuerpo, pero reblandecidas).
  5. Si les falta un poco programa un minuto más. Después retira del recipiente, seca y reserva.
  6. Mientras, haz la salsa de tomate al orégano (puede sustituirse por hierbas provenzales): lava, seca y ralla.
  7. Añade el aceite, pimienta, sal y orégano. Mezcla muy bien y reserva.

Nota: Esta salsa se puede hacer más fina: tritura o ralla los tomates, escurre el agua de vegetación, pasa la pulpa por un colador muy fino y aliña con el resto de ingredientes. Pero si la elaboras de la primera forma se aprovechan los nutrientes que van disueltos en el agua y en la piel del tomate.

  1. Corta en láminas el queso parmesano. Reserva.
  2. Cuece la pasta siguiendo las instrucciones del fabricante, dejándola al dente.
  3. Escurre muy bien la pasta para mezclarla con el resto de los ingredientes.
  4. Mientras tanto, unta una sartén con el aceite de oliva calienta y dora de forma rápida las láminas de berenjena con un poco de sal. Reserva.

Final y presentación

Mezcla la pasta con los garbanzos y berenjenas, prueba pues quizá necesite una cucharada de aceite de oliva virgen extra y un poco de sal para dejarla a punto.

Sirve la ensalada templada y pon en cada plato una ración de ensalada con unas cucharadas de salsa de tomate por encima y unas láminas de parmesano.

¡Que disfrutes!

¿Qué te ha parecido?
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
1 votos
Cargando…

Artículos Relacionados