Bizcocho de algarroba y trigo integral

Si nunca has probado un bizcocho con harina de algarroba, elabora uno con esta receta fácil y saludable. Comprobarás que es un bizcocho especial, parece hecho con cacao, por el color y por el sabor.

En la cocina la harina de algarroba tiene diverso usos, uno de ellos es como sustituto del cacao, aunque su composición sea diferente. La principal diferencia se debe al contenido de azúcares y de grasa: la harina de algarroba tiene un alto contenido en azúcares y bajo contenido en grasa, el cacao es al contrario.

PUBLICIDAD

La cantidad de fibra dietética, tanto soluble como insoluble, presente en la harina de algarroba es elevada, siendo una de las bondades de este alimento.

Para darle mas consistencia al bizcocho, la harina de algarroba se ha mezclada con harina de trigo integral  pero el sabor de la algarroba se nota perfectamente.

Como el contenido en azúcares de la algarroba es alto, se puede elaborar este bizcocho sin necesidad de incorporar azúcar, o poner el mínimo.

En esta receta se ha sustituido el azúcar por una cucharada de miel, porque la miel tiene un poder endulzante superior al del azúcar, y se necesita menos cantidad para conseguir el mismo efecto dulce.

Así que, este bizcocho de algarroba lleva varios tipos de azúcar: el propio de la algarroba, la miel, y el azúcar de la manzana (fructosa).

Pero la opción más saludable es sustituir el azúcar por fruta. Solamente con añadir 100gr de plátano, el bizcocho queda perfecto.

Con respecto a la grasa que se añade, lo más habitual es usar un aceite de semillas que no aporte sabor, sin embargo, un aceite de oliva virgen extra suave también es una buena opción.

Puedes aromatizar el bizcocho de harina de algarroba con un poco de vainilla o con canela, a tu gusto.

Tiempo aproximado de elaboración: 20 minutos

Preparación: 10 min

Elaboración: 10 min

Ingredientes

  • Harina de algarroba, 80 gr
  • Harina de trigo integral, 150 gr
  • Impulsor (polvo hornear, levadura química), 16 gr
  • Huevos, 150 gr
  • Miel, 20 gr, o 100 gr de plátano (elige una opción)
  • Leche, 100 gr
  • Aceite de oliva virgen extra (AOVE), 80 gr
  • Manzana, 200 gr (aprox.)
  • Vainilla (opcional), 1/4 de vaina
  • Nueces (opcional), 20 gr

Elaboración del bizcocho de harina de algarroba y trigo integral

Preparación

  • Pela la manzana, retira el corazón, córtala en daditos y ponla en un bol de cristal tapado, cuece en el microondas a máxima potencia durante 1 minuto. Deja enfriar mientras preparas el resto de ingredientes.
  • Pesa y mide los demás ingredientes, y déjalos colocados en la mesa de trabajo para ir disponiendo de ellos fácilmente.
  • Mezcla las harinas y el impulsor en el mismo recipiente.
  • Templa la leche y diluye en ella la miel (si es el caso). Incorpora también la semillas de vainilla.
  • Pica las nueces.
  • Prepara un molde de horno de 24 cm de diámetro, o uno alargado con esa longitud, y fórralo con papel de horno.

Elaboración

  1. Pon a calentar el horno a 180º, solo la resistencia de abajo; a 170º si el horno tiene la posibilidad de aire caliente.
  2. Bate los huevos hasta que aumenten visiblemente su volumen. El batido se facilita si pones los huevos, ya rotos, en el microondas, a 300 w de potencia durante 30-40 segundos.
  3. Vierte la leche con la miel sobre los huevos batidos y mézclalos. Añade el aceite poco a poco hasta que esté integrado perfectamente. Une la manzana cocida, el plátano machacado (si es el caso) y las nueces picadas a la mezcla.
  4. Incorpora las harinas y levadura poco a poco hasta que quede una masa homogénea.
  5. Pon la masa en el molde y coloca sobre la bandeja del horno, a media altura. Hornea aproximadamente durante 40 minutos.

Final y conservación

Vigila cómo se cuece el bizcocho: quizá necesite más o menos tiempo, dependiendo del molde, del horno, etc.

Comprueba que está cocido con una aguja, debe salir limpia. Cuando sea así, saca el bizcocho del horno y deja que se enfríe un poco para desmoldarlo, después, deja enfriar sobre una rejilla.

Cuando se haya enfriado completamente, envuelve el bizcocho en papel de horno para conservarlo mejor, y ponlo en un recipiente de cristal o en una lata.

Se puede congelar perfectamente en vuelto en el papel sulfurizado y dentro de una bolsa de congelación. Lo puedes hacer en una pieza, o troceado para ir cogiendo lo que necesites.

¡Que disfrutes!

¿Qué te ha parecido?
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
0 votos
Cargando…

Artículos Relacionados