Medallones de Pollo al Laurel con Tomate y Cebolla

Te propongo una receta muy fácil y jugosa con carne de ave: medallones de pollo con laurel, tomate y cebolla.

Hoy he preparado unas pechugas de pollo de la forma que recuerdo que las cocinaba mi abuelo, cuando íbamos a comer a su casa los domingos. Nos chupábamos los dedos de lo bueno que nos sabía, y mojábamos pan hasta que ya no quedaba salsa ni en el plato ni en la cacerola.

En Comino y Canela siempre habrá recetas de pollo sólo con las pechugas, pues es la parte del pollo preferida aunque sea la más seca.

Para hacer que las pechugas queden jugosas siempre las cocino enteras, sin hueso pero completas; sólo las troceo cuando están cocinadas ya sean asadas o guisadas. Únicamente cuando preparo pechugas empanadas las hago filetes o dados antes de freír, para que queden bien rebozadas.

Ésta es una receta que gusta a todos y se puede cocinar con antelación, de un día para otro o para congelar. En estos casos recuerda que hay que regenerar la comida antes de servir.

Tiempo Aproximado de elaboración: 35-40 minutos.

Ingredientes (4 raciones)

  • 600 gr pechugas de pollo, en limpio
  • 500 gr tomate triturado y escurrido
  • 120 gr cebolla dulce
  • 4 dientes de ajo (12 gr aprox)
  • 50 ml vino oloroso o blanco, seco
  • 60 ml AOVE (aceite de oliva virgen)
  • 1 hoja de laurel
  • Sal y pimienta recién molida.

Elaboración de medallones de pollo al laurel con tomate

Compra pechugas sin hueso y sin filetear. También te recomiendo utilizar tomate triturado en conserva de la mejor calidad, porque si no puede tener más agua que tomate.

Para esta ocasión, como el tomate es muy escandaloso y mancha mucho, he preferido cortar los medallones de pechuga antes de cocinarlos en el tomate.

  1. Prepara todos los ingredientes para pesar: limpia las pechugas de telillas y ternillas; limpia la cebolla y los ajos y escurre el agua del tomate en un colador grande.
  2. Corta las pechugas en medallones de unos 2 centímetros de grueso.
  3. Pica la cebolla y el ajo en brunoise (daditos) y el ajo muy picado;
  4. Lava y seca la hoja de laurel.
  5. Pon el aceite (AOVE) a calentar en la olla a medio fuego, dora en él los medallones de pollo y ve retirando del fuego conforme hayan tomado color: sólo es dar vuelta y vuelta. Reserva bien tapado hasta que tengas el sofrito.
  6. Pon la cebolla, los ajos y el laurel en el aceite de haber dorado el pollo, remueve bien y baja el fuego al mínimo para dejar cocer hasta que la cebolla sea transparente.
  7. Moja el sofrito con el vino y subir el fuego un poco para desglasar el fondo (remover para que lo que haya tostado en el fondo de la olla se desprenda).
  8. Vuelve a bajar el fuego y deja reducir el vino hasta la mitad, más o menos.
  9. Añade el tomate (escurrido), mezcla bien e incorpora los medallones de pollo.
  10. Mezcla con mimo los medallones con el tomate y condimenta con la sal y la pimienta recién molida; vuelve a probar el sabor y rectifica si es necesario.
  11. Tapar la olla con tapa normal, no para presión y deja cocer a fuego lento unos 10 minutos.

Controla el tiempo, para que el pollo no se seque o quede crudo. Siempre pongo tiempo aproximado cuando utilizo la olla sin presión, y sois vosotros con vuestra vigilancia y pruebas los que tenéis que valorar si está cocido o no.

Emplatado

Te recomiendo que sirvas los medallones de pollo en un plato extendido, sin amontonar los medallones.

Comentario

Este plato admite muy bien utilizar también champiñón además de tomate.

También lo puedes cocinar añadiendo un poco de caldo de pollo y verduras, le dará más sabor y tendrá más salsa. Tu elección dependerá de cómo lo prefieras si con mucha salsa o sólo medallones con tomate.

¿Qué te ha parecido?
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
4 votos
Cargando…

Artículos Relacionados