Qué desayunar: alimentos básicos para un desayuno saludable

Debemos elegir o mantener aquellos hábitos que nos ayuden a tener un estilo de vida saludable, y desde luego una manera de conseguirlo es comenzar un el día  tomando un desayuno saludable.

No hay duda de que desayunar es una magnífica costumbre.

La recomendación de los expertos en nutrición con respecto al desayuno es muy clara: desayunar cada día antes de comenzar la jornada laboral, escolar, etc.  Porque el aporte energético-calórico del desayuno permite a nuestro organismo lograr el rendimiento adecuado en la actividad física e intelectual de cada día y disminuir el riesgo de accidentes.

Además, numerosos estudios han comprobado que cuando no desayunamos hacemos peores elecciones de alimentos en el resto de comidas del día, comiendo más grasas y menos vitaminas y minerales que cuando desayunamos.

Cuando no desayunamos, hacemos peores elecciones de alimentos en el resto de comidas del día

Por otro lado, si no se desayuna el organismo puede interpretar que va a padecer escasez de alimentos, y se protege elevando la actividad de las enzimas que intervienen en la síntesis de grasa (como reserva de energía en situación de escasez), esto puede favorecer la obesidad. Al eliminar el desayuno por querer adelgazar se puede crear el efecto contrario al que se busca.

Estas razones justifican sobradamente que prestemos más atención al desayuno y que lo mejoremos. Veamos cual es un desayuno  base y algunos ejemplos:

Un desayuno saludable consiste en tomar alimentos de los siguientes grupos:

Lácteos: una ración de leche, queso o yogur.

+

Cereales: una ración de cereales desayuno (no azucarados), pan, galletas o bizcocho casero.

+

Frutas: una ración de fruta o un zumo natural.

Algunos ejemplos de desayuno saludable

  • Leche con cacao, pan de molde tostado con mermelada, albaricoques.
  • Café con leche, galletas integrales y macedonia de frutas frescas.
  • Yogur con trozos de frutas, pan integral con AOVE y tomate, limonada natural.
  • Café con leche, pan integral con queso fresco y AOVE, nectarina.
  • Batido de fruta con leche y bizcocho casero de avena y manzana. Puedes sustituir el bizcocho de avena por unas magdalenas caseras o un crumble de manzana.
  • Te con leche, pan integral con queso fresco, tomate, AOVE y orégano.
  • Café con leche, pan con rodajas de aguacate y tomate, con AOVE.
  • Chocolate ala taza con pan tostado, cerezas.
  • Leche con cacao o café, pan integral con AOVE y tomate, un huevo cocido, melocotón. Para ocasiones en las que durante la media mañana sea difícil de tomar algo.

Comer la fruta con piel y muy bien lavada es una buena costumbre porque ayuda a consumir la fibra dietética que necesitamos cada día.

Se pueden hacer extraordinarios de vez en cuando, y tomar churros, picatostes, ensaimada rellena de crema o cabello de angel, u otro desayuno que forme parte de nuestra cultura pero sea más energético. Solamente tendremos que reducir un poco la comida de media mañana.

Así que, ¡a desayunar bien todos los días! Nos sentiremos mejor.

¿Qué te ha parecido?
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
1 votos
Cargando…

Artículos Relacionados