Alimentación y nutrición: diferencias

El hombre es omnívoro en el más estricto sentido de la palabra, y puede satisfacer sus necesidades nutritivas con muy diversas combinaciones de alimentos naturales, preparados con las técnicas culinarias más diversas” (Fco. Grande Covián).

 

La alimentación termina cuando el alimento entra en la boca: a partir de ese momento empieza la nutrición.

Por tanto, todo aquello que hacemos con los alimentos (qué alimentos elegir, cómo cocinarlos, comer despacio o deprisa, comer en compañía o sin ella, etcétera) constituyen la alimentación; y puede haber “mil maneras” de hacerlo, al menos tantas como culturas.

Todos estos actos son voluntarios, los elegimos nosotros y los cambiamos cómo y cuándo queremos, es decir, la alimentación es en sí un acto voluntario, consciente y educable.

En el otro extremo está la nutrición, pues cuando el alimento llega a la boca, nuestro organismo empieza a actuar queramos nosotros o no. No podemos controlar lo que ocurre con esos ricos bocados que acabamos de comer: La nutrición no es educable, sino inconsciente e involuntaria.

Es el propio organismo el que lleva a cabo una serie de procesos físicos y químicos, que culminan en la obtención de las sustancias indispensables para el mantenimiento de la vida y la salud.

En conclusión, es decisión nuestra elegir la manera de alimentarnos y dependiendo del tipo de alimentación practicada, podemos ayudar, o no, al organismo a realizar una nutrición más efectiva, más cercana a la nutrición óptima. Y esto repercutirá en nuestra salud.
El próximo día veremos cuáles son esas sustancias imprescindibles además de para qué las utiliza nuestro organismo.

¿ Tenemos verdadero interés en ser conscientes de nuestra alimentación y educarla?

¿Qué te ha parecido?
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
1 votos
Cargando…