Minerales

¿Qué son?

Son sustancias inorgánicas que se encuentran en los alimentos. De los 90 minerales que contienen, únicamente 26 son considerados esenciales para la vida.

Estos minerales son nutrientes esenciales: no pueden sintetizarse en el organismo, y debemos conseguirlos de los alimentos de la dieta.

Se les llama micronutrientes, al igual que las vitaminas, porque nuestro organismo los necesita en cantidades relativamente pequeñas, frente a los hidratos de carbono, proteínas y grasas:

Hay minerales de los  que debemos ingerir una cantidad superior a 100 mg al día (macrominerales): calcio, fósforo, sodio, potasio, cloro, magnesio y azufre.

Luego están los minerales que se precisan en cantidades inferiores a 100 mg al día (microminerales): hierro, flúor, cinc, cobre, iodo, cromo, selenio, etc.

Los minerales constituyen el 4 al  5% del peso corporal; es decir,  en una persona cuyo peso sea 70 kg, tres kilos son minerales. De esos tres kilos, aproximadamente el 50% son de calcio y un 25% de fósforo.

¿Cuál es el papel de los minerales en el organismo?

Desempeñan diversas funciones:

  1. Son importantes para el crecimiento, mantenimiento y renovación del tejido óseo y otros tejidos. El calcio, fósforo y magnesio, son claves en los huesos.
  2. Participan el mantenimiento del equilibrio hídrico y ácido/base y en la presión osmótica. El sodio, potasio, fósforo y cloro son imprescindibles en este papel. Un ejemplo del equilibrio hídrico lo tenemos en la conocida “retención de líquidos”, como consecuencia de la alteración en la cantidad de sodio que hay en el organismo.
  3. Forman parte de moléculas orgánicas complejas. El hierro forma parte de la hemoglobina; la anemia por falta de hierro es muy común y de todos conocida. El cobalto es parte de la vitamina B12, el iodo de la hormona tiroidea, etc.
  4. Participan en la actividad enzimática. Es el caso de cobre, selenio, cinc, etc.

Como ningún alimento contiene todos los minerales en las cantidades necesarias que nuestro organismo los necesita, hemos de tener una dieta muy variada y equilibrada.

¿Qué pasa si no ingerimos alguno de los minerales en la dieta?

La ausencia, o la baja presencia, de alguno de los minerales en la dieta produce estados carenciales específicos, que se corrigen normalmente con suplementación.

Estas deficiencias suelen estar causadas por no tomar alimentos variados, debido a la falta de recursos económicos, practicar dietas vegetarianas o a seguimientos de dietas para pérdida de peso. También puede ser por aumento de las necesidades en algunos momentos de la vida (crecimiento) o por pérdidas corporales (pérdida de hierro por el sangrado de la regla)

¿Qué sucede si hay un exceso de consumo de minerales?

El exceso de algunos minerales produce alteraciones en el organismo. Por eso, consumir preparados de minerales y vitaminas sin consultar al médico o farmacéutico es un riesgo que debemos evitar.

 

Como siempre, recordaros que la práctica de una dieta saludable, que es variada y equilibrada, permite cubrir las necesidades diarias de los micronutrientes.

A veces, según la etapa de la vida (infancia, embarazo, vejez, etc.) o en diversos estados de salud, es necesario la suplementación, pero siempre bajo el control de un profesional de la salud.

¿Qué te ha parecido?
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
1 votos
Cargando…

Artículos Relacionados